perfil

cruyff (01)
Jugando para el Ajax en 1967 (Foto: Archivo Nacional de Holanda)

Cruyff y la Naranja Mecánica: recordando a un campeón

"Fuera del campo [Johan] Cruyff era un niño enclenque. Pero sobre el terreno de juego era de otro planeta". Así describió Rinus Michels al famoso jugador holandés, al cual entrenó en el Ajax, el Barcelona y la selección holandesa. Cruyff murió el 24 de marzo de este año, dejando como parte de su legado tres Balones de Oro (1971, 1973 y 1974), una movida que lleva su nombre (el Giro Cruyff), 11 copas cómo entrenador del Barcelona (entre ellas 4 copas de la Liga de España) y la difusión del “totaalvoetbal” o fútbol total, desarrollado por Michels. Cruyff extendió su influencia sobre jugadores y técnicos, una lista que incluye a Pep Guardiola, Eric Cantona y Xavi Hernández.

Johan Cruyff nació en Ámsterdam, a cinco minutos del club de futbol Ajax, el primero en el que jugó profesionalmente. Su padre murió cuando él tenía apenas 12 años y su madre trabajó limpiando ese mismo estadio. Saltó a la fama durante los años setenta, a la par del fútbol holandés, y con la selección de su país llegó a la final de la Copa Mundial de la FIFA en 1974. El icónico equipo, apodado la "Naranja Mecánica", se unió bajo el liderazgo de Michels y su fútbol total.

El estilo permite a los jugadores ajustar sus posiciones y carreras para poder aprovechar al máximo los huecos que tenga su rival. La presión que aplica en todo el campo es uno de sus puntos esenciales. El otro es la flexibilidad de las posiciones: no hay posiciones fijas, en el sentido que todos los miembros del equipo están preparados para manejar la pelota, para moverse rápidamente hacía el arco opuesto o para replegarse y defender.

La dinámica selección llegó a dos finales de la Copa Mundial seguidos, en 1974, donde perdieron contra Alemania, y en 1978, donde perdieron contra Argentina. Cruyff no asistió a la última, en parte por su rechazo a la dictadura militar que estaba instalada en Argentina, país anfitrión del torneo.

La selección holandesa tiene la extraña distinción de ser el segundo equipo que más finales mundialistas ha perdido, con tres, solo superada por Alemania, con cuatro. A pesar de eso, el solo hecho de que el pequeño país de 17 millones de habitantes hubiera llegado a tres finales demuestra su mérito. La selección iba invicta cuando llegó a su tercera final mundialista y su estilo se ha difundido por el mundo. En el 2011, llegó al primer puesto en el ranking de la FIFA.

El mejor jugador europeo

La carrera y la vida de Cruyff se volvieron legendarias a pesar de que no tuviera una Copa Mundial. Tocó todos los aspectos del deporte al que le dedicó su vida. Se le abonan las canteras del Ajax y del Barcelona, y también se le reconoce porque empezó la tendencia de usar números de camisa más allá del uno al once.

Pero Cruyff también tuvo en cuenta las dimensiones políticas y sociales que tiene el fútbol. Bautizó a su hijo Jordi cuando era jugador del Barcelona y se vio obligado a viajar a los Países Bajos para hacerlo. Es un nombre catalán y el entonces dictador de España, Francisco Franco, había prohibido cualquier simbología nacionalista catalana, lo cual significaba que el nombre era ilegal. Solo lo permitieron porque el niño se había registrado por fuera del país, y porque su padre era una figura tan famosa.

Tampoco olvidó sus orígenes humildes. La Fundación Johan Cruyff ha construido más de 200 canchas en 22 países, para que niños de distintos rincones del mundo tengan la oportunidad de jugar libremente en la calle. Fue donde aprendió él, recordaba que le enseño “primero, a mantener el equilibrio, por una sencilla razón: si te caías al suelo, dolía. Y segundo, a perfeccionar el regate o la pared solo haciendo rebotar el balón contra las aceras”. Afirmaba que “la calle es la que te enseña a jugar al fútbol”.

Johan Cruyff tuvo una extensa y exitosa carrera marcada por las realidades sociales y políticas de su época. Lo resume el simple homenaje de Franz Beckenbauer, otra gran figura del fútbol y quién lideró el equipo alemán que le arrebató la Copa Mundial en 1974: “definitivamente fue el mejor jugador que ha producido Europa”.


visitas

más noticias

Continuar
Suscríbase