libros

Eppo van Nispen (01)
Foto: Embajada de los Países Bajos en Colombia

¿Qué pasa con el libro cuando lo digital es análogo?

Eppo van Nispen ha estado a la vanguardia del big bang del cambio tecnológico. Cuando era periodista, fue de los primeros en trabajar con formatos digitales interactivos y vertió ese conocimiento hacia las bibliotecas, con la mundialmente aclamada DOK Library Concept Center en Delft, una pequeña ciudad cerca de Ámsterdam, cuya misión es ser la biblioteca más moderna del mundo.  Ha reformulado la pregunta “¿cuál es el futuro del libro?”. Para Van Nispen “el asunto a tratar en las bibliotecas no es si los libros son de papel, sino qué tanto leen las personas”.

El 26 de abril le aseguró al auditorio del pabellón de Holanda en Corferias que la creatividad no había muerto tras la explosión de la tecnología. “Detrás siguen las personas, sigue siendo sobre conectar a las personas” las cuales se adaptan a los cambios. “Para la nueva generación, lo digital es lo análogo. Entienden el mundo en plataformas, así que los libros deben migrar a plataformas”. El cambio es irrevertible y propone aceptarlo: “el futuro del libro es el texto y el libro es solo el portador”.  Por eso propone enfocarse sobre la educación: “si se enseña temprano a leer y a escribir, a entender qué es el texto” se crean de asociaciones positivas con la lectura que tienen un impacto profundo y duradero, sobre el lector y la sociedad. Los estudios indican que quienes crecen leyendo no solo siguen leyendo sino que tienen más estabilidad económica en la adultez.

En el futuro, lejano y cercano, puede cambiar el formato del libro pero con una base fuerte de lectores va a seguir existiendo. Los pronósticos actuales estiman que un niño que nace hoy llegará a los 142 años, si empieza a leer desde pequeño representa más de un siglo de lectura. Al enfrentar el “miedo al cambio irreversible y del mundo digital” se puede asegurar el papel del texto en la sociedad. 


visitas

más noticias

Continuar
Suscríbase