inauguración

laurentien-santos
Foto: punto Avi

“Un país donde los libros y las ideas sean los protagonistas”

Andrés López, presidente de Corferias, inició los discursos de apertura de la FILBo y recordó el poder que tiene la Feria para vincular a los colombianos al mundo y a su propio país. La habilidad de la literatura para efectuar cambios sobre los lectores, en especial en materia de paz y reconciliación es el eje central de esta celebración. Lo acompañaron discursos del Presidente de la República, Juan Manuel Santos; el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa; Cees Nooteboom, autor y poeta holandés, la Princesa Laurentien van Oranje de Holanda, y la ganadora del Premio Nobel Svetlana Alexiévich.

El Presidente de la Cámara Colombiana del Libro, Enrique González, compartió unas palabras de Wislawa Szymborska, poeta polaca y ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1996: “Después de cada guerra alguien tiene que limpiar. No se van a ordenar solas las cosas, digo yo”. La cita resume el espíritu de la Feria que mira hacia el futuro, con el que se espera que el fin del conflicto abrirá paso a una nueva realidad. El presidente Santos también citó a un maestro, al holandés Erasmo de Rotterdam, quien expresó que "la paz más desventajosa es mejor que la guerra más justa." Recalcó que la Feria es un espacio de dialogo y debate que fomenta el fin de una violencia que “pasará a los libros de historia” en  “un país donde los libros y las ideas sean los protagonistas como lo son hoy en esta Feria".

La Princesa Laurentien, esposa del príncipe Constantijn quien es hermano del rey Willem Alexander, celebró la oportunidad de estar presente en un momento tan histórico del país, como representante de Holanda y como autora infantil. La princesa trae consigo el conocimiento del post-conflicto en Holanda, que ganó durante la reconstrucción después de la Segunda Guerra Mundial e inmortalizó a través de la historia de Ana Frank. Expresó que la literatura ayuda a explorar las posibilidades que tenemos delante porque “los libros abren puertas a nuevos mundos, permiten pensar sin límites sobre quienes somos de dónde venimos y adonde queremos ir”.

Su compatriota, Cees Nooteboom, leyó en perfecto español un discurso que escribió “en marzo, [cuando] en los Países  Bajos hace frío”. Recordó su primer viaje a Colombia, cuando ingresó a Leticia por el Amazonas, que ha conservado en su memoria cómo "instante de resplandor tropical". Durante sus viajes en el territorio ha descubierto un amor por la poesía colombiana y por la variedad del país, expresando su deseo que la Feria sea un camino doble entre las literaturas de su nación y la nuestra. Recordó el increíble poder transformativo que tiene la literatura al decir que cuando quiso regalarle algo a Holanda "con licencia de poeta, le di montañas".

Colombia ya las tiene, pero la escritura, la lectura y el diálogo que se va a exponer en la FILBo 2016 tienen el potencial de hacer cambios igual de profundos. 


visitas

más noticias

Continuar
Suscríbase